Paraná barrio Predolini por casas marcadas por delincuentes

 

Apuntan a jóvenes de una familia problemática. La Policía sostiene que aún no hay delito para actuar. Los vecinos vigilan por su cuenta.

Vecinos que siempre estuvieron acostumbrados a dormir tranquilos, ahora viven con preocupación.
En las últimas semanas, varias casas del barrio Predolini, en Paraná, aparecieron marcadas de la noche a la mañana. Rayas o símbolos en la vereda o en la pared son suficientes para encender la alarma, y en el último tiempo ya han robado en dos viviendas, dijeron  .
 
Un hombre que corrió a uno de los acusados, terminó con su vehículo dañado. La Policía sostiene que no se puede actuar porque aún no hay un delito, sino problemas de convivencia barrial, aunque se trata de una jurisdicción con 100.00 habitantes. Ahora, los vecinos vigilan la cuadra para protegerse entre sí. Esperan que alguien tome alguna medida preventiva, antes de que la violencia se apodere de un barrio que siempre fue de mates en la vereda y fútbol en la calle.
Según se informó , el malestar estalló el domingo de la semana pasada a la madrugada. En la noche del sábado habían visto merodear a un par de personas por calle Las Lechiguanas, entre Antequeda y Santos Domínguez. Luego de la medianoche, un vecino atento vio que un joven se agachó en una vereda, comenzó a rayarla con un ladrillo y salió corriendo. Lo mismo había ocurrido en el frente de otras tres casas. Se reunieron, llamaron al 911 y al rato llegaron los efectivos. Les dijeron que no podían hacer nada, pero que ante el primer ruido que escucharan, que le avisaran nuevamente.
Muchos piensan que se trata de un grupo que se junta en el barrio, de una familia que vive hace muchos años en el lugar, y que ya han sido señalados en otras oportunidades por hechos delictivos.
A mitad de la semana, según recordaron, un hombre corrió con un palo a un adolescente señalado como autor de las marcas, pero luego regresaron y le dañaron la camioneta a golpes.
La gente se siguió juntando a hablar y la preocupación creció. Así se enteraron en las últimas semanas habían entrado a robar en dos casas.
El sábado a la mañana, un vecino amaneció, otra vez, con una marca en la vereda, un poco más sofisticada: una especie de numeral (#) con dos cruces. El hombre fue a la comisaría 10ª y a los dos minutos se retiró decepcionado porque un policía lo atendió y le dijo que no había nadie que le pudiera tomar la denuncia, que regresara en un par de horas y que averiguara quiénes son los autores de las marcas.
 
 
Así pasan los días, con la incertidumbre de que en algún momento los delincuentes entrarán en alguna casa. También algunos piensan que pueden ser solo acciones de parte de jóvenes que solo quieren sembrar el temor y molestar a los demás. Desde la Policía aseguran que esto es lo más probable, porque nadie avisa antes de entrar a robar a una vivienda. La historia de las casas marcadas ha tenido mucha prensa, pero nunca sucedió. “Las casa no se marcan, si quieren van y se meten, eso nunca existió. Hacen sugestionar a la gente, lo único que tenemos es un daño”, afirmaron.
De todos modos, los mismos vecinos se encargan de vigilar la cuadra. Sobre todo a la noche, se paran en la puerta a charlar, mientras observan si pasa algo o alguien extraño.

fuente UNO Entre Ríos 

Leave a Comment