Promueven controles ginecológicos y vacunación para prevenir el cáncer de cuello uterino

El pasado 26 de marzo se recordó el Día Mundial del Cáncer de Cuello de Útero y en ese marco el gobierno de Entre Ríos, a través del Ministerio de Salud lanzó una campaña de prevención a través de la realización del Papanicolaou y la vacunación para proteger del Virus Papiloma Humano (VPH) a niñas y niños de 11 años en los establecimientos del sistema público de salud.

La responsable del Programa de Prevención del Cáncer de Cuello de Útero del Ministerio de Salud, Claudia Enrique, resaltó que recomiendan el Papanicolaou o PAP como “el método más sensible, seguro y barato para prevenir porque detecta lesiones pre-invasoras del cuello de útero”.

Por otro lado, se destacó la importancia de la vacunación que es una etapa muy previa a la enfermedad en sí y en Argentina los mejores resultados de la inmunización contra el VPH se ven entre los 9 y 26 años. Así se determinó que las niñas nacidas a partir de 2000 se apliquen la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, lo que inició en 2011.

En 2016 se incorporó la vacunación contra el VPH para los varones de 11 años nacidos en la cohorte 2006. La estrategia se amplió teniendo en cuenta que el VPH no sólo está relacionado con el cáncer cervicouterino sino también con las enfermedades oncológicas de vagina, vulva, ano, pene, lengua y laringe.

La especialista precisó que “la vacunación está indicada en niñas y niños pre-púberes, porque la vacuna es más eficaz en aquellas personas que no han tenido contacto con el virus, previo al inicio de las relaciones sexuales”. Con la vacuna a varones y mujeres se busca evitar la circulación viral, “que el varón no se contagie para que el varón no contagie”.

La responsable del Programa Provincial de Prevención de Cáncer de Cuello de Útero recordó que “el 80 por ciento de la población sexualmente activa en algún momento va a tener un episodio con el VPH, lo que no implica que va a tener cáncer”.

Por otra parte la mayoría de quienes presentan el VPH en su organismo lo van a eliminar al cabo de los dos años, aunque en un dos o tres por ciento de los casos el virus persiste. “Esas personas son las que tienen más riesgo de terminar con un cáncer de cuello de útero, vulva, vagina, pene, ano”, aclaró la médica.

Autor: Marisa Dominguez

Leave a Comment